¿Es la leche de fórmula mala? Desmintiendo mitos

Existen muchos mitos sobre la leche de fórmula. Información falsa que es importante desmentir. ¡No temas! La lactancia artificial es perfectamente segura y buena para tu bebé. Por supuesto, no hay nada como la leche materna. Al fin y al cabo, biológicamente la leche materna está diseñada para adaptarse a las necesidades del bebé y proporcionar todos los nutrientes indispensables para su correcto desarrollo. Sin embargo, hay situaciones en las que esta no es una opción; quizá la madre no la puede producir, la cantidad que produce es insuficiente, no hay una madre presente en la crianza del niño o cualquier otra razón. ¡Y es aquí donde la lactancia artificial se convierte en la solución ideal!

¿Qué es la lactancia artificial? 

La leche de fórmula se obtiene a partir de la leche de vaca y sufre diversas modificaciones para intentar acercarse lo máximo posible a la leche materna. Puede ser un sustituto completo o parcial de esta. En los casos en los que la cantidad de leche materna disponible para el bebé es insuficiente, lo mejor es completarla con leche de fórmula. 

¿Cuál es exactamente la diferencia entre la leche materna y la lactancia artificial?

La principal diferencia se encuentra en la composición de la leche. La leche materna cuenta con anticuerpos y probióticos (“bacterias buenas”) que la leche de fórmula no tiene, ya que solo el organismo de la madre puede producir. Por otra parte, la leche materna se va adaptando a los cambios del bebé. Al nacer, el sistema digestivo del niño está todavía inmaduro. Poco a poco se termina de desarrollar y es “colonizado” por diferentes bacterias (flora intestinal). La leche de fórmula, por el contrario, no varía y es por esto que existen diferentes diferentes tipos de productos según la etapa en la que se encuentre tu bebé.

leche de fórmula

Tipos de leche de fórmula

Etapa I: de 0 a 6 meses de vida.

Etapa II: de 6 a 12 meses.

Etapa III: de 1 a 3 años. 

Otra información importante

-Consulta siempre con el pediatra antes de hacer nada. Será él quien te indique qué tipo de fórmula deberás obtener, cada cuánto alimentar a tu bebé, etc. 

-¿Cómo sé si mi bebé es alérgico a la leche de vaca? Los síntomas son muy fáciles de detectar. Si ves que tu pequeño apenas aumenta de peso, sufre vómitos y tiene diarrea es esencial que se lo comentes al pediatra para que te informe de las diferentes alternativas a la leche de vaca.

-Todas las marcas son seguras. Es verdad que la composición puede variar y te recomendamos leer con atención los ingredientes, pero todas pasan por un proceso de inspección. Hay ciertos requisitos que deben cumplir.

-No escojas fórmulas con sabores (por ejemplo, vainilla o chocolate) ya que contienen muchos aromas y colorantes artificiales y una alta cantidad de azúcar. 

-El bebé no se vuelve más rellenito si es alimentado con leche de fórmula. Esto es un mito. Mientras se sigan las pautas y cantidades indicadas por el pediatra, tu bebé crecerá tan sano como con la leche materna. Sí que es verdad que hay que ser más estricto con estas pautas para no sobrealimentarlo. 

Nuestros productos

En nuestra farmacia te recomendamos las fórmulas de Nutribén (Nutribén Innova). Puedes encontrar un producto específicamente diseñado para cada etapa. 

Product added to wishlist
Product added to compare.

POLÍTICA DE COOKIES

Esta web utiliza cookies.

Si continua navegando,

consideramos que acepta su uso.

Ver política de cookies