Trucos para tratar el dolor estomacal

Los dolores de estómago no son una experiencia placentera. ¿Quién no se ha arrepentido alguna vez de haber comido tanto tras la cena de Nochebuena o la comida de Navidad? Ya sea por un atracón puntual o una condición médica (problemas digestivos o intestinales), es una sensación molesta, incluso dolorosa. Se nos hincha la tripa, la sentimos pesada, oímos a los intestinos trabajar y tenemos retortijones. Por desgracia, el dolor de tripa, a diferencia del dolor de cabeza, no se resuelve mágicamente con un Paracetamol. 

Por suerte para ti, conocemos algunos trucos para que esta experiencia sea algo más soportable. 

dolor estomacal

Trucos para aliviar los síntomas del dolor estomacal

1. Tumbarse en la cama en posición fetal.

Si estás experimentando estos dolores por la noche después de cenar, colócate de lado con las rodillas dobladas y pegadas al pecho. De esta forma, harás presión en la tripa, estimulando el movimiento del intestino. Muchas veces los retortijones se deben a su lento funcionamiento. También puedes ayudar a mover las heces de forma manual. Coloca los dedos en la parte baja de la tripa y lleva a cabo movimientos en forma de U de izquierda a derecha. 

Trata de no irte a dormir nada más comer, cuando todavía estás haciendo la digestión. Irse a la cama con el estómago lleno dificulta conciliar el sueño (que encima luego es poco reparador) y suele ser causante de pesadillas.

2. Dar un paseo.  

Mucha gente al terminar de comer (especialmente si ha comido mucho), lo único que desea es echarse un rato. Les entra el sueño. En la cultura española, por ejemplo, dormir la siesta después de comer es algo muy común y, como mencionamos en el apartado anterior, poco recomendable. Por el contrario, los expertos aconsejan realizar ejercicio muy ligero para bajar la comida. Nada de ejercicio intenso hasta dos horas después de comer. Andar, trabajar los músculos y las articulaciones activa el metabolismo y ayuda a que nuestro cuerpo digiera la comida con mayor rapidez.  Además, es una buena excusa para salir a la calle, sentir los rayos del sol y disfrutar de todos los beneficios que nos proporciona la vitamina D

3. Calor en el abdomen. 

Ya sea un trapo con agua caliente, una bolsa térmica o un cojín que se calienta en el microondas, poner calor en la parte baja del estómago ayuda a estimular el intestino.

4. Intenta pasar al baño.

Puede que cueste al principio, pero con un poco de esfuerzo y paciencia (puedes ponerte una serie, llevarte un libro o revista, etc.), si logras evacuar, notarás una gran mejora.  

Estos son algunos truquillos para intentar aliviar los retortijones. Puede que sea algo puntual, pero si ves que el problema persiste y te ocurre de forma continuada, es importante que se lo comentes a tu médico de cabecera. Tal vez tengas un problema digestivo del que no eres consciente. Por otro lado, cada persona es diferente. Algunos tardan más en hacer la digestión que otros. Si sabes que no se trata de algo grave, pero aun así sufres estos dolores molestos de vez en cuando, aquí te recomendamos algunos suplementos para ayudar a mejorar tu tránsito intestinal.

Product added to wishlist
Product added to compare.

POLÍTICA DE COOKIES

Esta web utiliza cookies.

Si continua navegando,

consideramos que acepta su uso.

Ver política de cookies